Maullando en la Casa Golferichs

El pasado jueves fue un día especial. Junto a Judit, estrenábamos y presentábamos los "Maullidos" en sociedad, los dejábamos escapar por primera vez a manos ajenas, las de los futuros lectores. El libro, por fin, era una realidad. Y es que pienso que para un escritor no se completa el ciclo hasta que sus historias no llegan a esas otras manos ajenas y amigas, también, que las leen, las comentan y las disfrutan (¡ojalá!). Y sí, lo fue, especial, digo. Una tarde gatuna, repleta de caras conocidas que nos arroparon en un escenario tan especial como el de la Casa Golferichs, donde muchas de las protagonistas del libro se hubieran sentido tan a gusto como nosotras. Porque la Golferichs, construida a principios del siglo XX, fue la casa de un burgués catalán, comerciante de maderas. Y, tras la guerra civil, el "Xalet" como se la conoce aún, se convirtió en un colegio femenino y religioso, hasta los años setenta. Quien sabe si por alguno de sus rincones llegó a corretear alguna Violeta, alguna Greta... o alguno de sus fantasmas... ¿verdad? Pues sí, ese fue el lugar mágico que elegimos junto a Judit para soltar los "maullidos" en Barcelona. Y lo cierto es que la presentación se impregnó de esa atmósfera y fue tal y como esperábamos. Con la sala llena de amigos nos transportamos a los universos de "Maullidos", escuchando las canciones "Fly me to the moon" y "Summertime", interpretadas por Pep Cabrera y Marco Antonio López, temas que fueron fuente de inspiración de algunos de los relatos. Conversamos de Lola Lemon, el Oz Burger o las brujas con Jordi Castelló, nuestro editor, y Regina González, la directora de Zurda Magazine, una amiga gatuna y felina con quien esperamos compartir muchos futuros y agradables momentos como el de esta presentación, que acabó con un brindis gracias a Chenoir, un artista de la peluquería y sobre todo, también, un buen amigo. Así que la velada casi resultó un cuento (de los que acaban comiendo perdices, no como alguno de los "Maullidos"...). Y fue gracias a todos los que confiaron en nosotras y nos acompañaron, aunque fuera en la distancia, dedicando algún instante a nuestras mujeres, fantasmas y gatos. Ahora solo esperamos seguir maullando juntos, que futuros lectores puedan ronronear de gusto, nostalgia o temor con estos relatos, para volar con ellos tan lejos como los tejados de Barcelona (y los de mucho, mucho más allá) nos dejen. ¿Nos acompañareis? De momento, para seguir felices como un gato en uno de esos tejados, os dejo algunos de los momentos que vivimos en la Golferichs. Miauuuu....   IMG-20160401-WA0014 IMG-20160401-WA0009 IMG-20160401-WA0030 IMG-20160401-WA0024 IMG-20160401-WA0012 IMG-20160401-WA0027 IMG-20160401-WA0015 IMG-20160401-WA0008 IMG-20160401-WA0020  IMG-20160401-WA0005 IMG-20160401-WA0000  

Deja un comentario